Una astróloga entre nosotros: “La astrología ayuda a ponerte en sintonía con tu destino”


Share

Eugenia Gabrielli vive hace tres años en Lobos y es una de las astrólogas más solicitadas de la Argentina. Tiene, entre sus consultantes, a artistas y políticos. Nació en Mendoza, y ya hizo más de 3 mil cartas natales. Qué dice de Gandhi, Marilyn Monroe y Perón. El lenguaje sagrado que ayuda cada vez a más personas a descubrir el sentido de su vida. 

 

 

Eugenia Gabrielli tenía 19, vivía en Mendoza, recién peleada con el novio, los padres en plena separación y una crisis existencial con su carrera de ingeniera industrial. Jamás hubiese imaginado que dos décadas después se encontraría viviendo en Lobos como una de las astrólogas más prestigiosas de la región. Fue a una consulta para hacerse su carta astral y eso quebró su vida. Sin sospechar lo que le esperaba, entró a las 7 de la tarde. A las 4 de la mañana, cuando salió del lugar, llevaba 5 libros de astrología bajo el brazo. “De ahí no paré”, asegura y su historial lo confirma: lleva hechas más de tres mil cartas astrales y asegura que “no es cuestión de creer o no creer, la astrología no es una creencia, sino una manera de percibir la realidad”.

 

Al principio no creía poder dedicarse de lleno a la astrología. De hecho cuando dejó la carrera de ingeniería se inscribió en derecho y pocos años después, para orgullo familiar, colgaba el título en su pared. Llegó a ejercer la abogacía pero la incidencia de los astros en la vida humana, y particularmente en su vida, no la pudo contener. “Cuando empecé a estudiar astrología en Mendoza era un bicho bastante raro y ahora es cool”. Hace más de una década  vive de y para la astrología. “El mayor desafío es que la lectura de la carta despierte el interés en las personas en conocerse a sí mismas. Que entiendan por qué les pasa lo que les pasa. Cada uno vino a este mundo con una misión. Si vos te dedicás a otra cosa, es como si tocaras una música equivocada. La carta natal te ayuda a ponerte en sintonía con tu destino. Con quién realmente sos. Te muestra los secretos que hay en tu corazón y qué podes hacer con ellos”.

Podría Interesarte  Christopher Aquino: el Usain Bolt lobense

 

 

Eugenia Gabrielli, una astróloga apasionada por transmitir un lenguaje del cielo aquí en la tierra.

 

 

Gabrielli atesora en casa más de 500 libros de astrología, y no para de aprender, pero, para el que quiera una guía, no recomienda libro alguno. “No te podés dedicar a la astrología sólo leyendo libros. El conocimiento astrológico es complejo y transformador. Los libros sólo no bastan. Hay que pasarlo por el cuerpo”.

 

El gran enemigo del astrólogo, no es la gente descreída. Es el mal astrólogo. O su producto más masivo: los horóscopos. “La astrología está muy contaminada por el horóscopo de los diarios”, se preocupa ella. “La gente tiene una idea errónea, el astrólogo no predice. La carta natal es un mapa energético, es el mapa de cómo estaba el cielo en el momento en que naciste, ese orden energético en el cielo se corresponde con un orden aquí en la tierra. Y eso ayuda a la gente a encontrar significado profundo a las cosas que le suceden. Pero de ahí, a decir que uno va a encontrar pareja en tal mes, es una falta de respeto a la herramienta”.

 

 

Como parte de su estudio y perfeccionamiento también ha hecho cartas natales de personajes históricos. Lo que descubrió allí la entusiasmó: “Es interesante, por ejemplo, la carta de Mahatma Gandhi y su relación con la violencia. Él tenía Marte en la Casa 12, algo que indica ser portador de energía de violencia. Tenés que ser muy violento para dedicar tu vida a luchar por el pacifismo”. Y el desfile de famosos, continúa. “Marilyn Monroe encarnaba la energía del planeta Venus. ¿Vos creerías si te digo que se murió sintiendo que no la quería nadie?, y eso que ella era una de las personas más deseadas de su época. Porque Venus no se queda con nadie, todos la desean pero nadie la quiere”. Por último, uno de nuestros ciudadanos más famosos (o quizás de Roque Pérez). “La carta de Perón es muy  interesante porque él era de Libra con ascendente en Sagitario. Son dos signos que tiene que ver con la justicia y lo social, pero también indican una persona que nunca se termina de jugar por nada”.

Podría Interesarte  Mariano Vairo, el último lobo rockero

 

 

Vamos entendiendo que la astrología nos da indicios, pero no señala a cual tenés que sacar a bailar en el boliche. “El mal astrólogo te dice si te conviene más buscar pareja en tal signo o en tal otro. Y  analizar la compatibilidad de dos personas sólo mirando su signo solar, es un error. La carta natal es mucho más que eso. Por eso después la gente dice que la astrología no funciona. La generalización distorsiona”.

 

 

Tiene una biblioteca con 500 libros de astrología. Pero dice que el verdadero saber no está en los libros.

 

 

A pesar de los años, la montaña de consultas, y el respeto de sus pares, Eugenia prefiere el bajo perfil. Y a las notas, excepto milagrosamente ésta que lee aquí, les escapa. “Es que la astrología es un conocimiento esotérico, y por su esencia tiene que estar oculto”. Sin embargo, a pesar de estar oculto, la buscan –y la encuentran–, muchos. Si alguien quiere hacerse la carta natal con Eugenia, hace falta aguardar dos meses como mínimo. Atiende tanto en Lobos  como en Capital,  y los extranjeros la contactan de manera virtual.

 

 

Sus cartas natales han viajado por todo el planeta. Le ha realizado a una productora de eventos artísticos en India, a un chamán en Brasil, a un economista en Luxemburgo y a un maestro sufí de Alemania.  Siguiendo su trayectoria por el globo, encontramos su huella en Inglaterra, también en unas islas perdidas de Francia, “ahí atendí a una maestra jardinera y a un fotógrafo”, hace memoria y sigue, “Bolivia, España… ahora que me pongo a pensar atendí a gente re loca hasta una monja de clausura”. Además de internacionales, tiene consultantes famosos -políticos, empresarios, actores-, de los cuales guarda total anonimato. “A veces, los famosos son los consultantes más difíciles porque ellos sólo quieren que le reafirmes su ego. Que le digas lo bueno que son y pocos de ellos están preparados para escuchar, aunque duela, la verdad”.

Podría Interesarte  Guillermo Marro, cómo el yoga le salvó la vida  

 

Aún con el vértigo de consultas, Gabrielli se hace tiempo para su otra gran pasión: enseñar. “Cada vez más personas quiere formarse con esta herramienta sagrada. A veces, la gente  la usa sólo a título personal. Y a veces, la ponen al servicio de otros. Yo siempre le advierto a los nuevos alumnos”. A Eugenia se le ilumina el rostro. De pronto, cielo y tierra se unen en el color de sus ojos. “Una vez que conocés la astrología, no hay vuelta atrás”.

 

 

 

Cobertura fotográfica: Fernando Sambade / Espacio Mirar!

 

 

Hacé tu donación y ayudanos a seguir creciendo

Donar $50
Donar $100
Donar $200

¿Te gustó la nota? Suscribite a nuestro newsletter o seguinos en las redes