Recorrió todo el país pero su destino lo esperaba en Lobos, ¿cómo se transformó en el pochoclero de la ciudad? Los secretos de unos de los oficios más dulces y el código de su nombre oculto.

Share

Carlos Cepeda es sinónimo de alambres. Empezó a los 10 y años y ahora está por cumplir 75 y sigue en acción. Fue el último alambrador a carro de Lobos. Las canchas de EFIL, Rivadavia y el estadio del Parque, y el primer alambre electrificado de la ciudad, llevan su firma. Ya alambró 1.500 kilómetros, …

Share