Estefanía Suárez: La primera mujer bombero


Share

Estefanía Suárez ya sabía desde los 9 años qué quería de su vida: ser bombero. Fue la primer mujer en el cuartel de Lobos. En la actualidad, ya son cuatro. Hoy, suspende todo, para salir a salvar vidas.

 

 

 

Esa noche tenía un plan genial: fiesta con amigos. había pasado por la peluquería a la tarde, ya con su vestido y los últimos retoques de maquillaje en el espejo. Le dejo comida a su perro golden, se subió al auto, puso música y arranco hacia la promesa de una buena fiesta.

En el camino sonó el handy y cambio de planes, salida urgente desde el cuartel, principio de incendio en una casa.

Esta situación como muchas otras veces le sucede a Estefanía Suárez, 29 años, primera lobense bombero. Tiene que dejar su vida, para salvar vidas.

 

Lo tuvo claro desde chica. Cuando tenía 9 años llego a su casa y les dijo a sus padres que quería ser bombero. Fue luego de una charla que se dio en su escuela, la N1, donde promocionaban la inscripción para lo que se llamaba Brigada juvenil y que por primera vez se podían anotar mujeres. Nueve años más tarde un principio de incendio fue su primera salida.

A esa edad jugaba con muñecas, papeles de carta y compartía futbol con sus dos hermanos varones.

“La vedad es que nunca tuve, ni sentí ninguna diferencia por ser mujer, siempre con mucho respeto y a la par con mis compañeros, el que más se tuvo que adaptar fue el cuartel, que hasta ese momento no estaba preparado para recibir mujeres, se hicieron instalaciones nuevas, como vestuarios por ejemplo”

Podría Interesarte  El custodio de Alfonsín que ahora cuida la noche de Lobos

Hoy el plantel activo cuenta con tres mujeres más, Lorena, Fátima y Cintia.

 

 

“Este es un trabajo que se hace con mucho amor y pasión, se hacen cosas lindas y otras no tan buenas, y es cierto que a veces te bajonea un poco”, cuenta ella, “pero tengo el apoyo de mis padres, mis hermanos y de los gran familia que son mis compañeros del cuartel que siempre estamos para darnos una mano”

“Dentro de las cosas buenas que quedan en este trabajo es el contacto con personas que de alguna manera ayude en alguna situación,” recuerda. “Hace unos años en un accidente automovilístico en la ruta 205 atendimos una familia dentro de la cual había un niño chiquito, por suerte las cosas no pasaron a mayores, pero al día de hoy todavía me llama la madre para agradecer.”

Sus hermanos cuentan “al principio era una mezcla de miedo por el trabajo que tenía que hacer y celos por estar en un lugar lleno de hombres, hoy es un orgullo y sabemos que está rodeada de gente súper respetuosa y muy bien cuidada, igualmente cada vez que suena la sirena de llamada algo de preocupación nos da.”

 

 

La salidas mas frecuentes que tienen durante el verano son los accidentes de automóviles. Por Lobos pasan dos rutas muy transitadas. En invierno los principios de incendios por hogares, salamandras o calefactores en mal estado.

Deja una recomendación: “Antes de que arranque el frío es importante limpiar los tirajes de las estufas y hogares y hacer revisar los calefactores con gasistas matriculados para evitar accidentes innecesarios”.

Podría Interesarte  La nueva vida de Sobrero: invierte en bonos, es fanático de la serie House of cards y desmiente rumores sobre su salud

Las imágenes fueron facilitadas por la entrevistada.

Hacé tu donación y ayudanos a seguir creciendo

Donar $50
Donar $100
Donar $200

¿Te gustó la nota? Suscribite a nuestro newsletter o seguinos en las redes