Guillermo Sapienza, el herrero que exporta documentales


Share

Tiene su propia herrería pero se hizo reconocido en Sudamérica por sus documentales. Ya filmó películas sobre los héroes de Malvinas, y retrató la vida del piloto Andrea Vianini. Hizo hablar a personajes que nunca antes habían hablado ante cámara. Recibió seis galardones al mejor programa de cable y ahora se transformó en un director de exportación.

 

 

Guillermo Sapienza, herrero desde hace más de treinta y cinco años, tiene un hobbie que lo apasiona como a un chico. Su gusto personal es hacer documentales y su productora GS, que fundó hace más de quince años, ya ganó más de seis premios a nivel nacional. En 2014, su trabajo «Malvinas, la posguerra», fue visto por miles de personas en todo el país y recibió reconocimientos de los altos mandos del Ejército. Ahora tiene 61 y esa pasión, que inició soltero y con veinte —cuando se compró su primera cámara filmadora— es su combustible cotidiano.

 

 

Sus trabajos ya dieron la vuelta por canales del interior de nuestro país y en diciembre de 2017 firmó un contrato con la televisión de Uruguay. Esto sucedió luego de que, a través de su canal de Youtube, un productor del país vecino lo llamara para felicitarlo por el especial de Los Iracundos. Allí, Sapienza consiguió que Dana, la esposa de Eduardo Franco, diera como pocas veces testimonio en un documental sobre la vida de su esposo.

 

Hace poco, le llegó por correo otra buena noticia: realizar especiales para todo el país a través de la señal Red Intercable Digital donde tendrá llegada a más de 700 localidades de Argentina. La sorpresa para Sapienza fue cuando habló con un productor de la red de cable operadores y, antes de enviarle el contrato, le preguntó: “¿En el canal de Youtube están solo los adelantos de cada video, no?”. La prueba, le explicó Guillermo, está en los comentarios de la gente. “Siempre escriben cosas como: ‘¡poné el video entero!’”.

 

 

GS lleva, repercusión popular en Argentina y ahora en Uruguay.

 

 

 

“No me importa estar diez horas para editar apenas cinco minutos”, comenta sentado en su living. Sus días están cargados de soldaduras en el taller e imágenes en la “completa” isla de edición en el fondo de su casa. “Tampoco me importa no haber ganado jamás un solo peso haciendo documentales”.

 

Romina Silva es periodista y encargada de realizar las entrevistas y muchos de los guiones de GS Producciones. A Guillermo lo conoció cuando la llamó para trabajar en el especial de su programa Ídolos con Historia sobre Julio Sosa, donde entrevistó al bandoneonista Leopoldo Federico.

Podría Interesarte  Ariel Ferreira: “No se pueden hacer deportistas en serie”

 

“A Guillermo le gusta contar y mantener activa la memoria del pasado y lo trágico, como la historia del piloto Andrea Vianini, todo eso le llama mucho la atención”, lo retrata Silva. Su aporte de investigación para los documentales suman «Los extras de Moreira», en donde hablan los lobenses que participaron en la película de Leonardo Favio y un homenaje a los ex campeones de la Selección, el Vasco Olarticoechea (1978) y al Tata Brown (1986).

 

El material realizado por GS Producciones contiene infinidad de especiales en Ídolos con Historia. De música —The Carpenters, The Beatles, Los Iracundos— y del automovilismo —Niki Lauda, Ayrton Senna, Andrea Vianini, Mouras, Pedersoli, Minervino— y del ámbito local —Coco Fortunato y Hugo Sala— y el jockey Abelito Giorgis. El que más le gustó, asegura, es el homenaje a Ulderico Cicaré, saladillense, experto en fabricación de helicópteros. “Estuve todo un día con Cicaré: conocí su taller, las cosas que fabrica y sus historias alrededor del mundo”.

 

Antes de ser reconocido como un herrero con detalle y precisión, Guillermo trabajó en la empresa Textil Lobos. Tenía veinte años pero una curiosidad que lo llevó a ser jefe de sección durante más de tres, donde aprendió a hacer de todo. “Las máquinas funcionaban las 24 horas y eso me inclinó a curiosear y aprender”. Antes del comienzo de la década del 80 vino el cierre de la fábrica y para Guillermo un lapso batido entre el shock y la incertidumbre. “Cuando el barco se hundió”, retrocede, “no tenía para comer”. El quiebre fue un resultado positivo para él. “Pasé de una fábrica cerrada a una herrería propia”.

 

Ya pasaron más de cuarenta años que comenzó con la herrería. Al igual que con los homenajeados de sus documentales, su orgullo en los trabajos con soldaduras es la satisfacción del cliente. Entre sus trabajos más destacables enumera una pérgola diseñada para el actor Tomy Lee Jones y más de tres toneladas de rejas y portones en toda la ciudad de Lobos y alrededores. Pero su vicio sano es pasar horas en la edición de sus productos audiovisuales. “Le presto más tiempo a hacer documentales que a la herrería”, dice y resopla en señal de ‘a vos te parece’: “Me apasiona y no estoy loco”.

 

Lo artesanal

El comienzo de su historia se remonta al tiempo de aquellas viejas ediciones —“ensamblaba a dos caseteras”— en formato analógico VHS. Rebobina y cuenta medio a las risas que el puntapié fue el antojo de comprarse la cámara filmadora más cara del mercado en aquel entonces. Como sucede ahora con los dispositivos móviles —y el hábito de retratar escenas de la vida cotidiana—, Guillermo a todo le ponía REC. Filmó vacaciones, cumpleaños familiares y su casamiento en calidad súper VHS. “Nada profesional, como podía, a los ponchazos”.

Podría Interesarte  El anti doctor: Fuma, tiene sobrepeso y es el médico más prestigioso de la ciudad

 

Así construyó su pasión. De la tele grababa documentales, películas y programas de la noche. Después, comenzó a registrar especiales de la Guerra de Malvinas y, cercano al sentimiento de solidaridad por su amistad con el ex combatiente Ricardo Guette, tuvo una idea. Se lo comentó a su amigo y realizó un clip de imágenes narrando la letra de la canción «Aquellos de soldaditos de plomo» de Víctor Heredia. El video recorrió el país y la comisión Héroes de Malvinas local lo entregaba como premio en rifas y cenas anuales de la agrupación.

 

Un año y medio después, Guette le propuso reunir cinco veteranos de Lobos para contar lo vivido en la guerra. Así, surgió su primer documental «La historia de Malvinas». Guillermo estudió todo su material de archivo referido a la guerra y armó un guión. El resultado: poco más de una hora con testimonios de soldados y sus familiares. En off, la voz de la locutora Marta Nicoletta. En la actualidad, tras el fallecimiento de Nicoletta, ese rol lo ejecuta su amigo Marcos Maldonado, también premiado con una estatuilla de Negrito Manuel, en Luján, con la que condecoran los trabajos del interior del país.

 

 

Me deleita hacer homenajes en vida

 

 

Años más tarde, en 2012,  y con un poco más de manejo en la edición digital —“empecé a filmar con cámaras HD”—, Sapienza hizo su segundo documental, «Malvinas, la posguerra». Ese material fue visto por miles de espectadores en Córdoba, Rosario, Saladillo y en la vigilia anual que se realiza en el sur de nuestro país antes de cada 2 de abril. En el último, «Malvinas, la memoria», contó con más testimonios: once soldados, las madres de los que quedaron en las islas y el agregado que conllevó a que su material saliera del contexto local. Contó con las opiniones de Héctor Bonzo, capitán del buque General Belgrano, Mario Benjamín Menéndez, gobernador de las islas y dos pilotos de la Fuerza Aérea.

 

Gracias a lo que Sapienza llama “caradurismo puro”, el producto terminado contó con la participación del locutor Walter Ferreira Ramos (Discovery, History Channel). Quien quedó sorprendido —así se lo ve en un registro del archivo GS— y dijo entre lágrimas con el himno de fondo: “Le puse voz a más de 400 documentales, pero éste me llegó al corazón”.

Podría Interesarte  Ella cuidó de él, 80 años después, él cuida de ella

 

A la investigación sobre la vida de cada personaje le dedica 15 días.

 

Sapienza cuenta cómo surgieron los programas de Ídolos con Historia

 

 

 

Siempre miré los productos audiovisales de la TV desde la posición de la cámara

 

 

ADN pregunta

 

¿Cómo lograste dar con personajes como el piloto Guillermo Ortelli?

Soy de llamar y encarar con la verdad: que es todo artesanal. Antes de arrancar, estoy quince días investigando. Me gusta preguntar cosas locas y no de las que le hacen en todas las entrevistas. Ortelli se rió mucho cuando le pregunté sobre cómo conoció a su mujer. Se me ocurrió esa pregunta de verla en uno de mis archivos. La contó cuando era muy jovencito. Se sorprendió porque la conquistó en un cumpleaños disfrazado de vaca.

 

¿De dónde viene tu gusto por filmar y editar?

De ver siempre desde la posición de la cámara. Tengo horas y horas de grabaciones de la televisión. Programas y, sobre todo, material de la guerra. Eso hizo que contar al momento de editar sobre el tema me diera la sensación de estar trabajando sobre un terreno conocido.

 

¿Cuál considerás que es el punto fuerte de tus documentales?

Siempre busco el quiebre en los testimonios. Exprimo a los entrevistados hasta sacar lo máximo.

 

¿Ganar premios te da satisfacción?

Un poco, sí, pero mi satisfacción mayor es cuando los homenajeados me lo agradecen en persona. Hace poco, pasaron en Uruguay el documental de “Perón en Lobos” y el teléfono no me paró de sonar. Un conocido que trabaja en Capital me dijo que habían parado en la oficina para verlo. Eso me llena de orgullo. No te lo puedo explicar. Disfruto cuando el otro disfruta. Si los emociona, estoy hecho.

 

¿De dónde viene tu deseo de homenajear?

De complacerme contar el final de cada historia. Me pasó algo muy conmovedor cuando le hicimos un homenaje al piloto lobense Hugo sala. Vi videos de toda su familia llorando, abrazados. Y ahora pienso, ‘mirá lo que puedo lograr con algo tan simple’. Eso y que para mí los homenajes se hacen en vida.

 

Cobertura fotográfica: Fernando Sambade / Espacio Mirar!

 

Hacé tu donación y ayudanos a seguir creciendo

Donar $50
Donar $100
Donar $200

¿Te gustó la nota? Suscribite a nuestro newsletter o seguinos en las redes