Ariel Ferreira: “No se pueden hacer deportistas en serie”


Share

Pasó de ganarle un pleito multimillonario a Multicanal a manejar un presupuesto de un millón y medio de pesos para el deporte lobense, fue la designación política que nadie esperaba y terminó quintuplicando la participación deportiva juvenil. ¿Quién es este abogado que revolucionó el deporte en nuestra ciudad?

 

De chico era bastante patadura pero hoy es la máxima autoridad del deporte lobense. Dicen en el barrio que lo dejaban jugar porque era el que tenía la pelota, ahora hace jugar a toda la ciudad. Pero la falta de habilidad futbolístca la compensó con pasión. Ya más grande cuando fue a estudiar a La Plata estuvo en una encrucijada: abogado o profesor de educación física. Eligió el derecho; pero nunca pudo olvidar su pasión.

 

Ariel Ferreira se recibió de abogado a paso firme mientras se consolidaba como uno de los mejores corredores de aventura del país. Con el título en la mano creció rápidamente, primero fue director de asuntos legales del municipio de Lobos y luego estuvo a cargo de la flamante oficina de defensa al consumidor. Allí llegó a ganarle un juicio a la todapoderosa empresa Multicanal y detuvo el aumento del cable. En el palacio municipal no solo creció profesionalmente sino también conoció el amor, formó una familia con Marcela y tuvieron a Sofía; pero nunca pudo olvidar su pasión.

 

En las elecciones de octubre del 2015 triunfó en Lobos la boleta de Cambiemos. Ferreira llevaba diez años en el municipio durante la gestión de Sobrero, pero jamás había pisado el comité peronista, el futuro del abogado deportista era incierto. El estrenado intendente Jorge Etcheverry lo convocó valorando su capacidad en derecho administrativo, pero Ferreira no pudo olvidar su pasión: después de una charla de dos horas que cambió su destino, lo designaron director de políticas deportivas y pasó a manejar un presupuesto anual de un millón y medio de pesos.

Podría Interesarte  Guillermo Sapienza, el herrero que exporta documentales

 

Le da pelea al sedentarismo

“Mi trabajo es claro: que haya más gente haciendo deporte y más infraestructura deportiva”, explica Ferreira. “Lobos tiene una gran base, se practican más de 60 deportes distintos”, analiza la situación “aunque hay mucho por mejorar, pero el desarrollo deportivo tiene tiempos biológicos: no se pueden fabricar deportistas en serie”. En ese camino va, en menos de dos años de gestión pasó de 330 chicos participando en los Torneos Juveniles Bonaerenses (el gran semillero de donde salieron casi todos los deportistas de elite de la provincia) a tener este año 1800 inscriptos; sí, quintuplicó la cantidad. “También triplicamos las escuelas deportivas municipales” cuenta orgulloso Ferreira. “Y la participación de lobenses en las Olimpíadas de la Cuenca del Salado ascendió a 500”, pero acá no se puede comparar por según explica “la gestión anterior no dejó ningún registro de lo hecho en las Olimpíadas”.

 

Los números muchas veces nos tapan las historias que hay detrás. Cada dígito en realidad es un chico, un sueño deportivo que corre detrás de algo que no siempre es una medalla. Ariel refiere a una historia de este verano, en la colonia municipal de la pileta del club Las Delicias. “Había un chico de unos seis, siete años, que nunca se despegaba de nosotros”, recuerda Ferreira. No diremos el nombre y ya entenderán porque. La cuestión es que no importaba si era la hora de la pileta, de la merienda o de jugar, el nene siempre estaba al lado de algún profesor. “Temí que algún otro chico lo estuviese acosando y me puse a investigar”, examina Ariel “pero no aparecía nada”. Hasta que la búsqueda lo llevó a AFyN, el lugar de donde provenía el niño. Ferreira se fue a hablar con la asistente social de la institución, que fue clara: “este nene hace mucho que está esperando una familia que lo adopte, no es el miedo lo que lo pega a los mayores, es la necesidad de que alguien más grande lo quiera”. Ariel reconoce emocionado “son esos situaciones que te marcan, que te demuestran que podés sumar en la vida de alguien. No todo en el deporte es alto rendimiento”.

Podría Interesarte  No tiene brazos y conduce el auto, ceba mates y administra dos locales de lotería: “Cuando me dicen manco, me siento querido”

 

Ferreira polideportivo

Lobos es una ciudad de clubes. Nuestra localidad cuenta con 23 clubes en funcionamiento, uno cada dos mil habitantes “es algo único en la provincia” analiza Ferreira. Por eso los clubes tienen una atención muy especial. Más de la mitad están trabajando junto con el municipio para regularizar su situación legal, para acceder a la ayuda fuerte de la nación. “Están viendo que aquellos que tienen los papeles en regla cuentan con una gran ventaja”, explica Ferreira. Los clubes Rivadavia, de Pesca y Athletic tienen su personería jurídica al día y recibieron cada uno un subsidio por 100.000 pesos. “Y en realidad es el primer paso para que se los pueda ayudar mucho más” entusiasma el director. “También les ofrecemos todos los chicos de nuestras escuelitas”. La creación de un observatorio deportivo donde se censan todos los nenes que participar de las 15 escuelas municipales, para evaluar no solo la condición deportiva sino también detectar problemas de sociales o de salud. Toda esa información se vuelca al municipio para que trabajen las distintas secretarias, “pero también a los clubes, para que afilien chicos y le de pertenencia a una camiseta, a un lugar”, y ejemplifica “con chicos de las escuelitas, Los Naranjos nutrió sus equipos de fútbol y Rivadavia el de rugby”.

 

Volvamos de los números a las historias reales. “Valentina Luna es hoy la deportista lobense con mayor proyección”. Con catorce años Valentina es una joya sobre la bicicleta de pista. Ganó todo lo que se puede ganar a su edad, pero aún está en sus primeras páginas, le quedan varios tomos por escribir. Guiada por Sebastián Donadio, “el mejor entrenador de pista de la Argentina”, asegura Ferreira, la joven ciclista es una apuesta firme de la dirección de deportes. Se la ayuda económicamente, y además se le provee el gimnasio y la pileta. Pero Ferreira pide involucrarse más allá de lo deportivo, “también le pedimos que presente el boletín, para controlar que haya un crecimiento global, que no todo es deporte”.

Podría Interesarte  Teti Marro, el DT que quiere ser el Bielsa de Lobos
Ferreira no duda: “Valentina Luna es hoy la deportista lobense con mayor proyección”

Pero la pregunta del millón es: ¿por qué eligieron a un abogado para la dirección de deportes? “Me definieron como un director de deportes tuneado”, explica entre risas Ferreira. Ahora más serio: “creo que eligieron un proyecto donde fue determinante mi experiencia como dirigente deportivo, como deportista [ha llegado a competir a nivel mundial] y como entrenador recibido”. Según explica, ser abogado ha sido un plus: “me da la solidez para presionar a nivel legal; absolutamente todos los pedidos a provincia y nación van a través de un expediente, así los obligo a darme siempre una respuesta”. Pero también ha sido una barrera, los profesores de educación física no siempre están de acuerdo que en que un abogado lidere el deporte local. “Por suerte este año esa barrera se allanó muchísimo, lo cual es muy importante, ellos son los formadores de deportistas, y de personas”, reconoce Ariel.

 

¿Al final: es más negocio ser abogado o ser director de deportes? “Si hablás de negocio financiero, es mucho mejor ser abogado. Ahora si hablás de sueños, el deporte no se compara con nada.”Así lo explica Ferreira, “por ese sueño abro y cierro la oficina todos los días.”

 

Producción fotográfica: Espacio Mirar

Hacé tu donación y ayudanos a seguir creciendo

Donar $50
Donar $100
Donar $200

¿Te gustó la nota? Suscribite a nuestro newsletter o seguinos en las redes